BLOG DE JOSÉ ANTONIO DONCEL DOMÍNGUEZ (I.E.S. LUIS CHAMIZO, DON BENITO, BADAJOZ)

viernes, 9 de marzo de 2018

Consecuencias sociales, económicas y políticas de los actuales flujos migratorios en la Europa del siglo XXI

Las calles de Molenbeek (barrio de Bruselas, Bélgica) son un crisol de culturas. Tras los atentados de París de 2015 y Bruselas de 2016, Molenbeek adquirió relevancia, porque algunos de los terroristas procedían de allí. Fuente: alchetrom.com



Posturas ante la inmigración y la llegada de refugiados: entre la islamofobia y la integración

La situación migratoria en la Europa actual, especialmente todo lo relacionado con las migraciones masivas procedentes de Oriente Medio acontecidas a partir de 2015, no puede tratarse desde un punto de vista simplista. Las posturas encontradas que abordan el tema y tienden a polarizar la visión sobre él, no se ajustan con frecuencia a la situación real y a sus implicaciones a nivel social, político, demográfico o económico. Como suele ser frecuente, la realidad no se proyecta en una disyuntiva entre el blanco y el negro, sino que se desenvuelve en una inmensa gama de grises.

En Europa existe, por un lado, un amplio espectro social que ve con enorme preocupación la inmigración en general y especialmente aquella que procede del mundo islámico. Estos sgrupos han visto con estupor la masiva llegada de emigrantes sirios durante la crisis migratoria de 2015 y 2016. En ella se incluirían amplios sectores de las clases medias y altas urbanas más conservadoras, profundamente preocupadas por la pérdida de bienestar que les pueda suponer, y opuestas con frecuencia a las políticas sociales de gasto público, que evidentemente han de aumentar con la llegada de grandes cantidades de refugiados, personas de escasísimo nivel de vida, demandantes, al menos en los primeros años, de ingentes recursos para su educación, integración y manutención. De ellos solo puede ocuparse el Estado (al margen de las ONGS, cuyo papel es limitado) a través de unos recursos públicos que se generan por vía impuestos, unos impuestos que pagan, a su vez y sobre todo, dichas clases medias y altas, en aras del equilibrio social, y que son la base de la sociedad de bienestar surgida a partir de la Segunda Guerra Mundial. Pero además, estos sectores están históricamente muy preocupado por la estabilidad y el orden, a juicio de muchos, en peligro por la llegada masiva de inmigrantes. La inmigración es vista así como foco de violencia y conflictividad, no solo por el supuesto aumento de la delincuencia y la inseguridad en la calle (lo que está por demostrar), sino también, por el desarrollo y aparición de grupos terroristas y violentos. Hablamos de la secuencia continua de atentados que se han producido en los últimos años en distintos países europeos: atentados en el Reino Unido, Francia, Bélgica, Suecia o España (atentado en las Ramblas de Barcelona en agosto de 2017), todos ellos protagonizados por células vinculadas al autodenominado Estado Islámico.


Atentado en las Ramblas de Barcelona en 2017. Fuente: EFE, www.confidencial.com

En este grupo hostil, se incluirían amplios sectores de clase social baja, pero por otras razones. Estos sectores populares y obreros se han visto duramente afectados por la última crisis (paro, recortes en políticas sociales) y ven a los inmigrantes y refugiados como competidores sociales inaceptables. Rivalizan con ellos por los trabajos de bajo nivel de cualificación, recelan de los inmigrantes porque abaratan el mercado de trabajo y absorben grandes cantidades de recursos sociales, que antes iban dedicados a la población nacional. Por otro lado, estos grupos sociales se ven muy afectados por la inmigración, pues son los que a la postre tendrán que convivir con los nuevos vecinos, que se asientan por lo general en los barrios más humildes y obreros de las zonas urbanas, donde los precios de la vivienda son más baratos y el coste de la vida menor. El esfuerzo y las dificultades de la integración recae sobre estos sectores populares, son ellos los que tienen que compartir espacios y costumbres con los nuevos inquilinos, y eso en la realidad del día a día se hace más difícil de lo que parece desde un despacho. Este grupo es además especialmente vulnerable a los discursos fascistas y al populismo de derechas, precisamente por su menor nivel cultural, lo que le puede hacer especialmente receptivo a los estereotipos y perjuicios. Siguiendo esta reflexión se podría explicar  por ejemplo el auge del Frente Nacional Francés en los suburbios de las grandes ciudades francesas como París o Marsella, antaño reducto de los partidos de izquierda. Igual reflexión permitiría explicar el auge que tuvo en los suburbios de las deprimidas ciudades de Alemania del Este el movimiento PEGIDA (Europeos Patriotas contra la Islamización de Occidente), hoy en clara decadencia debido a las divisiones internas y la presión política.


Manifestación anti-inmigración del grupo islamófobo y ultraderechista PEGIDA (Colonia, 2016). Fuente: www.rtve.es 


Incendio en un hotel de la ciudad alemana de Bautzen habilitado para albergar refugiados. La ultraderecha alemana y austriaca ha atentado de forma continua en los últimos años contra los albergues de refugiados.Fuente: EFE, www.publico.es
Junto a estos grupos, se encontraría un importante contingente de población rural o semirrural, ubicada en pueblos y pequeñas ciudades y alejada de las grandes zonas urbanas, que generalmente y hasta hace poco, no se había visto afectado por el proceso de inmigración. Sufre con especial crudeza el miedo al diferente y las inseguridades del momento. Más tradicional y menos formada, vive en sociedades poco cosmopolitas, que percibe los cambios bruscos y rápidos como algo profundamente negativo. Su menor contacto con otras culturas le hace más permeable a los perjuicios y los estereotipos y menos tolerante a los cambios. Este grupo demanda estabilidad y certidumbre y resulta muy sensible a los mensajes reiterados de los medios de comunicación sobre la violencia y el fanatismo de las otras culturas, especialmente la islámica. De hecho, y como es de sobra conocido, la clave de la victoria del Brexit en el Reino Unido estuvo en el apoyo masivo a éste de las zonas rurales y las pequeñas ciudades inglesas, mientras las grandes urbes votaban mayoritariamente por la permanencia en la UE. Y no lo olvidemos, la clave fundamental que explica el rechazo inglés a la U.E. está en el control de las fronteras nacionales y el problema de la inmigración.
La percepción que de la realidad tienen estos sectores hostiles o recelosos de la llegada de refugiados, se ve alimentada por toda una serie de mensajes emitidos por los medios de comunicación, más o menos subliminalmente, que alimentan los viejos estereotipos vigentes sobre el Islam desde el Medievo y que permanecen en el subconsciente de la Europa cristiana desde entonces. Este tipo de mensaje resulta quizás menos evidente que en otras épocas, pero deriva de una emisión continua de determinadas realidades (violencia, guerra, fanatismo religioso) y la omisión de otras, que nos pondrían en contacto con los aspectos positivos de la civilización islámica. A veces por una pretensión malintencionada, otras veces, por lo imperativo de la noticia, el caso es que la imagen transmitida por los medios a cerca del Islam tiende claramente a la deformación. 


Imagen de un vídeo del DAESH amenazando con atentar en Roma y Al-andalus. Fuente: www.elconfidencial.com

Mezclados todos estos intereses, surge una apreciable masa social, más o menos radicalizada, pero siempre hostil a la cultura islámica, que visualiza al inmigrante y al refugiado como un enemigo y al Islam como una cultura de violencia y atraso. Dentro de dicha masa social, cada vez mayor, se incluyen desde sectores de la tradicional derecha conservadora europea, que todavía enmascara su islamofobia y no la muestra abiertamente, hasta los sectores neofascistas que proliferan por toda Europa y cuyo peso electoral crece paralelamente a la llegada de inmigrantes y refugiados. Estos sectores denuncian la llegada de extranjeros como germen de todos los males: destrucción de las formas de vida y la cultura europea, inestabilidad y desorden, crisis económica y paro. Este neofacismo hace tiempo que ha optado por un "nuevo racismo", un racismo alejado de las tendencias clásicas surgidas en el siglo XIX, basadas en la genética y la raza, y que el nazismo hizo suyas. Se trata de un racismo centrado en la cultura, un nuevo “racismo cultural” que pone en valor la cultura propia, y ensalza los supuestos peligros a los que se ve sometido su futuro por la irrupción de nuevas culturas. Odia la mezcla racial, pero sobre todo la cultural, lo que -según ellos- llevaría a la cultura originaria a disolverse en una especie de conglomerado irreconocible, pero además odian la posible pervivencia de la cultura exógena, lo que para ellos resulta de una altivez y arrogancia inaceptable (solo sería aceptable una absorción total en la cultura receptora). En este sentido odian al Islam, porque resulta una cultura muy definida, que pervive dentro de la propia Europa a través de los inmigrantes y refugiados. La pervivencia de sus rasgos culturales (por ejemplo a través del rezo y la indumentaria de la mujer) es vista como una intolerable insolencia y un desprecio hacia la cultura europea y cristiana. En este sentido, la islamofobia de estos grupos derivaría no solo del imaginario colectivo procedente de los viejos perjuicios medievales, aún persistentes, sino también del hecho de que el Islam, en mucha mayor proporción que otras culturas, mantiene su resistencia a ser absorbida por la cultura cristiano-europea, y permanece, lo que resulta para ellos intolerable.
En última instancia, estos grupos demandan “mano dura”, en el control de las costumbres que puedan atentar contra los valores culturales y sociales europeos (controversias con el uso del Burka, el chador o el hijab) y en la lucha contra el terrorismo yihadista, defendiendo incluso la restricción de las libertades propias del estado de derecho, por el que en ocasiones, no tienen gran estima. Creen que la obsesión por la defensa de las libertades puede hacer a Europa débil frente al “enemigo” exterior.


Pintada islamófaba en la mezquita de Oviedo. Fuente: islamhispania.blogspot.com.es



Una mujer con burkini en una playa del sur de Francia. Fuente: www.diariosur.es


El uso del Burka es cada vez más frecuente en las calles de las ciudades inglesas, belgas o francesas. Fuente: elpais.com







Su rechazo a la inmigración y a las culturas no europeas, especialmente al Islam, se fusionan en su discurso con un tercer elemento, el antieuropeísmo político. Defensores acérrimos de la Europa cristiana, rechazan a la vez a la Unión Europea y optan por un profundo nacionalismo. La irrupción de cientos de miles de refugiados y el aumento continuo de la inmigración les ha dado la excusa para denunciar la política fronteriza de Europa y la libre circulación de personas, elemento clave y distintivo del proceso de integración europea, exigiendo el control de las fronteras propias. De hecho,  y como hemos comentado los sectores antieuropeístas ingleses han podido imponer el Brexit gracias al contexto del que hablamos.

Existen, sin embargo, otros sectores con una visión abiertamente opuesta a la anterior, que conciben el proceso inmigratorio como algo positivo y enriquecedor. Una sociedad esencialmente urbana, progresista, abierta y ligada a los movimientos sociales, cuyo concepto de Europa es mucho más abierto e integrador. Entre estos sectores se encontraría una parte importante de la clase media más progresista y de la intelectualidad, ligada a movimientos de izquierda o liberales, que rechaza abiertamente el racismo, asume los valores positivos del multiculturalismo, considera la mezcla como algo abiertamente positivo y concibe la integración del diferente como algo no solo posible sino beneficioso. Conciben Europa como una tierra de asilo, y perciben la necesidad de ayuda al refugiado (la mayoría de los inmigrantes llegados en los últimos años por el este y sur de Europa son refugiados). Se escandalizan ante las imágenes terribles que se pueden ver en las fronteras, las "devoluciones en caliente" de Melilla o los inmigrantes ahogados en el mar Egeo. En la estructuración de esta respuesta resultan fundamentales los medios de comunicación, muy presentes en la ruta de los Balcanes y en el mar Egeo, que resaltan en la búsqueda de la noticia las situaciones especialmente trágicas. Un caso paradigmático fue la imagen del niño sirio Aylan Kurdi, que una fotógrafa de la agencia Reuters inmortalizó muerto sobre la arena de una playa turca en el Egeo tras el naufragio de la lancha en la que cruzaba con su familia hacia la isla griega de Kos. Europa entera se estremeció y una ola de solidaridad recorrió Europa desde entonces.
Estos sectores ponen el énfasis en la enorme contradicción existente entre los valores democráticos y tolerantes, que definen la actual realidad social y política de Europa, y el rechazo de la población refugiada que no solo huye de la pobreza, sino de la guerra.  En consonancia con ello reclaman una política de puertas abiertas hacia todos aquellos que huyen de los conflictos bélicos y una política de asilo más flexible. Frente a la obsesión por la seguridad de otros sectores, ellos remarcan la necesidad de una solidaridad hacia los menos desfavorecidos. Conscientes de los elevados gastos sociales que implica la entrada masiva de población inmigrante y refugiada en un país, abogan por una redistribución de los recursos nacionales en un sentido más solidario, lo que supone una apuesta por las políticas sociales, frente a otro tipo de gastos, y un fortalecimiento en definitiva del llamado Estado de bienestar, puesto en cuestión por los durísimos ajustes que se han vivido en la mayoría de los países desde el surgimiento de la última crisis económica.
Un caso destacado al respecto lo han supuesto en España algunos ayuntamientos especialmente significativos, como el de Barcelona y Madrid, que protagonizaron sucesivas iniciativas con la intención de acoger un importante número de refugiados.


Durante la crisis de los refugiados de 2015, la alcaldía de Madrid descolgó en el Palacio de Cibeles una pancarta dando la bienvenida  a los refugiados. Fuente: Cristina Martín, www.madridiario.es


Pancarta a favor de la recepción de refugiados en el Palacio de Cibeles de Madrid. Fuente: Pinterest







Consecuencias de la crisis migratoria y de refugiados

Desde que el ser humano surgió sobre el planeta, lo hizo como un inmigrante. Forzados por la necesidad, los primeros homínidos no cesaron de moverse en aras de su supervivencia. El homo sapiens colonizó todos los territorios y se movió sin descanso en busca de nuevos recursos, abandonaba unas zonas y se dirigía a otras, colonizando nuevos territorios. En el código genético del hombre está la migración, y está también la lucha por la supervivencia. Se sedentarizó en el Neolítico, pero cuando necesitó desplazarse para sobrevivir, lo hizo. Y cuando se movía y se asentaba en otros territorios, el conflicto y la rivalidad por el control de los recursos con otras especies o con otros miembros de su misma especie, era seguro. Las migraciones son elementos dinámicos que transforman las sociedades de salida y sobre todo las de entrada, y los cambios llevan inherentes una interacción e influencia cultural, pero también implican un elevado nivel de conflictividad. Los movimientos migratorios actuales no son una excepción. El impacto sobre las sociedades europeas actuales de la llegada de cientos de miles inmigrantes y refugiados es enorme, por cuanto que su llegada masiva se produce en muy poco tiempo, y en un contexto ya de por sí complicado: una Europa afectada duramente por la crisis desde hace años, con altos niveles de paro y graves problemas sociales, cuyo sistema político, surgido tras la Segunda Guerra Mundial, se tambalea; una Europa envuelta en un proceso de globalización que supone una pérdida importante de las viejas seguridades, con cambios tecnológicos importantes que influyen además en los modelos vigentes de relaciones sociales.
A nivel social y cultural son evidentes las dificultades de la nueva situación, que no ha hecho más que comenzar, porque los flujos migratorios y de refugiados se acrecentarán en el futuro. La realidad es tozuda y el “buenismo” de los sectores más progresistas (que ven en la llegada de inmigrantes una fuente de riqueza cultural y una oportunidad para el entendimiento y conocimiento entre culturas y civilizaciones) choca demasiadas veces con la situación real. La integración real y total es muy difícil, funciona con éxito en el caso de algunos grupos sociales concretos (músicos, intelectuales, etc.), puede ser efectiva en algunos individuos o familias concretas, pero no resulta tan fácil en la vida real de los barrios de las grandes ciudades, donde la convivencia se hace difícil. Además, el aumento de la violencia y el terrorismo islámico es probable que acreciente en el futuro más inmediato la desconfianza mutua entre las comunidades islámicas y la sociedad cristiana en la que se inserta. El conflicto, como a lo largo de la historia, está servido y hay que asumirlo: un hecho evidente es la tendencia a la creación de guettos, sobre todo en Centroeuropa, convertidos en certificados de la difícil convivencia. Como muestra, las banlieues o suburbios de las ciudades francesas, barrios obreros construidos desde los sesenta, donde se ha asentado el grueso de la población inmigrante. Convertidos en auténticos guettos, envuelven las grandes ciudades francesas y en ellos proliferan el paro, la marginalidad y la delincuencia organizada. De hecho, los guettos no son una novedad, son parte de la historia europea. El guetto es un signo distintivo de la convivencia entre culturas y religiones durante la España medieval, tan expuesta como ejemplo de convivencia entre culturas a nivel histórico. Las comunidades islámica, judía y cristiana interactuaron y se influyeron durante mucho tiempo, pero apenas se mezclaron y nunca se integraron, viviendo en guettos no solo físicos sino mentales durante siglos. Y de vez en cuando, la conflictividad más extrema rompía la débil coexistencia, eran entonces momentos de limpieza étnica y religiosa, de matanzas. 
A pesar de todo, es evidente que la interacción cultural y religiosa se va a producir y se está produciendo, lo cual solo puede enriquecer la cultura europea. Pero también encontramos claroscuros en tal interacción. No podemos olvidar que la mayoría de los emigrantes y refugiados proceden de sociedades mucho más retrógradas y conservadoras, como las de Siria o Afganistán, cuyas costumbres y valores chocan en ocasiones con los vigentes en Europa, que perciben la homosexualidad o la igualdad de género de manera muy diferente, que en su mayoría no asumen los valores de la secularización y mucho menos del laicismo, que proceden de sociedades cuya tradición democrática no existe. En este sentido, el enriquecimiento cultural puede venir ligado a un aumento del conservadurismo social y a una involución en la lucha por los derechos sociales de los sectores más desfavorecidos (mujeres u homosexuales). Solo hace falta ver la activa posición del mundo musulmán francés frente al matrimonio gay en Francia o la actitud de la comunidad islámica ante el acto terrorista que acabó con la vida de los dibujantes de la revista satírica Charlie Hebdo: al contrario que frente a otros atentados fundamentalistas, en ese caso los musulmanes apenas salieron a la calle contra el terrorismo, sencillamente porque concebían como una profunda ofensa las sátiras de la revista, que profanaba la imagen del Profeta, que según la tradición musulmana no debe ni siquiera ser representado. Es obvio que la sátira religiosa no encaja en la mentalidad de la mayoría de los musulmanes europeos.

En el norte de Marsella, se extienden los suburbios donde se concentra buena parte de la población inmigrante de la ciudad, en su mayoría de origen norteafricano y musulmán. Fuente: www.la-croix.com.

En el suburbio parisino de Clichy la Garenne, un grupo de musulmanes celebran la oración del viernes en plena calle durante una protesta (noviembre de 2017) por el cierre de la Mezquita de la zona. Fuente: Thibault Camus, Associated Press.











A nivel político los peligros son aún mayores: ya hoy asistimos al desarrollo de unas tendencias claras hacia el autoritarismo, así como al crecimiento del racismo y la xenofobia. La llegada masiva de inmigrantes y refugiados acrecienta la inseguridad de amplios sectores de la población, que busca un asidero natural en ideologías neofascistas y racistas, que ofrecen respuestas sencillas y rápidas a sus incertidumbres. El crecimiento de la ultraderecha en Centroeuropa, Escandinavia o en países mediterráneos como Grecia o Italia, se articula en torno a la crisis migratoria, como la crisis de entreguerras alimentó al viejo fascismo de los años 1920 y 1930. Hablamos de partidos como Alternativa por Alemania (en las elecciones de 2017 obtuvo el 13 %votos y más de 90 escaños), el Partido por la Libertad holandés de Geert Wilders (segunda fuerza política del país con el 13% de votos), el Partido de la Libertad austriaco (26% de los votos en las elecciones de 2017) o el Frente Nacional de Marine Le Pen (el segundo partido más votado en las elecciones de 2017, con un 21% de los votos, lo que le permitió pasar a la segunda vuelta). En este grupo podríamos englobar también partidos como el UKIP (Partido para la Independencia del Reino Unido), firme opositor a la Unión Europea, que ha crecido en los últimos años gracias a su rechazo de la inmigración, o la xenófoba Liga Norte italiana, que se ha convertido en las elecciones de marzo de 2018 en el principal partido de la derecha italiana con el 17% de los votos. A estos partidos habría que añadir movimientos políticos en Escandinavia y los países del Este, donde las tendencias ultraconservadoras y xenófobas han crecido de forma desmesurada. Estos grupos ponen claramente en cuestión la propia Unión Europea, denunciando su incapacidad para controlar las fronteras y los flujos migratorios. No hay duda de que  buena parte del antieuropeísmo actual, que ha desembocado en el Brexit británico, tiene su origen en el fenómeno masivo de la inmigración. Amplios sectores ultraconservadores reaccionan ante dicho fenómeno volviendo a un nacionalismo exacerbado de tendencias autoritarias. Visto desde este punto de vista, parece claro que hoy por hoy, la inmigración se ha convertido en el gran talón de Aquiles del proyecto europeo. 


Frauke Petry, presidente de Alternativa por Alemania (AfD) y Joerg Meuthen, líder del partido. Su crecimiento electoral ha estado ligado a su oposición férrea a los crecientes flujos inmigrantes. Fuente: Reuters. Wolfgang Rattay.

En el otro extremo, es previsible, y ya está ocurriendo, un proceso de reislamización de las comunidades musulmanas europeas, como reacción ante la hostilidad creciente hacia su comunidad. Igualmente, se produce un desarraigo creciente entre los inmigrantes musulmanes de segunda generación, muchos de los cuales no llegan nunca a sentirse ciudadanos del país en el que han nacido, pero que tampoco se siente ciudadanos del país del que sus padres emigraron. En semejante situación, el único asidero que les queda es el Islam, que les aporta la identidad y la certidumbre de la que carecen. La mayoría de los terroristas yihadistas en Europa no son refugiados o inmigrantes recién llegados, son chicos criados en Europa, hijos o nietos de viejos emigrantes, que se sienten ciudadanos de segunda en su propio país. Es muy previsible, que el millón de refugiados llegados a Europa desde Oriente Medio en la última crisis migratoria del 2015-16, empiece pronto este proceso de frustración. Todos ellos vinieron con elevadas ilusiones de formación y trabajo, pero después de dos años, buena parte siguen en el mismo albergue (si no lo han quemado los neonazis austriacos o alemanes) dependiendo de la ayuda social del Estado. Si tal situación se prolonga en el tiempo, la frustración de esas personas, y sobre todo de sus hijos, puede convertirse en un cóctel molotov. Se produce así un proceso de acción-reacción, en el que el neofascismo y el fundamentalismo religioso se pueden retroalimentar, llevando a Europa por el camino de la conflictividad desenfrenada.

kamal Aharchi fue jugador de la selección belga de fútbol sala en el 2000, antes de radicalizarse e ingresar en el DAESH, en cuyas filas combatió en Siria e Irak. Fuernte: www.as.com

El rapero alemán Denis Cuspert dio un giro a su vida y se convirtió en soldado del DAESH. Fuente: www.elintelecto.com

A nivel demográfico, no hay duda de la influencia positiva que tiene la inmigración. Es muy posible que la política de puertas abiertas que la Alemania de Merkel sostuvo durante meses frente a la inmigración siria, no tuviera su base en una cuestión humanitaria, sino estrictamente demográfica, y por extensión, también económica. Los refugiados sirios, como la mayoría de los inmigrantes, son población joven, con muchos hijos pequeños y costumbres natalistas, una oportunidad para rejuvenecer la población del país. Europa está envejecida, su única salida a nivel demográfico es la inmigración de población joven de otros continentes. España es un ejemplo paradigmático: su natalidad está entre las más bajas del planeta, su esperanza de vida es altísima, ambos factores determinan un envejecimiento de la población, lo que implica un aumento de la población dependiente y una falta de relevo generacional. 
España debería en la primera década del siglo XXI haber entrado en recesión demográfica y tener un crecimiento real negativo. Sin embargo, la llegada de población inmigrante masiva rejuveneció el país, por cuanto que la mayoría eran jóvenes en edad de trabajar y venían con una mentalidad netamente natalista. Durante algunos años, justo los anteriores al inicio de la última crisis, la mitad de los nacimientos eran de padres inmigrantes, aunque éstos solo suponían el 10% de la población. Este flujo de inmigrantes permitió mantener los niveles elevados de crecimiento económico, al procurar abundante mano de obra para sectores como la construcción y el turismo. En el presente, sin embargo, la situación ha dado un giro radical: tras el parón inmigratorio y la salida de población del país que ha supuesto la crisis económica, España ha entrado en crecimiento negativo y pierde población cada año. 
España y Europa necesitan mano de obra, y el sistema de bienestar y las pensiones de los mayores dependen en gran medida de la llegada de población activa joven que sostenga a una población irremediablemente envejecida. El dinamismo económico de Europa, pues, está ligado a medio y largo plazo a la llegada de inmigrantes. A pesar de todo, es evidente que a corto plazo, la llegada de extranjeros, especialmente si se produce de forma masiva como en el caso de la crisis migratoria de de 2015, produce enormes gastos en políticas sociales que afectan negativamente a la economía del país receptor, que ve su educación, sanidad y servicios sociales colapsados. Eso es lo que ha ocurrido en Alemania en los últimos años.


Estas tres pirámides de población reflejan la evolución y tendencia al envejecimiento de la población española.


Como conclusión: posibles soluciones al "problema de la inmigración"

Como hemos comentado, la llegada de extranjeros a Europa, ya sean refugiados o inmigrantes, implica aspectos negativos y positivos. Pero la asunción de tales flujos migratorios, no es una opción, en otras palabras, no podemos elegir una Europa con inmigrantes o una Europa sin inmigrantes. La inmigración es una realidad no elegible, y Europa tiene que aceptar, quiera o no, un futuro de diversidad y de multiculturalidad. Lo único que puede es incidir en la ralentización y modelación del proceso, restringiendo y regulando en la medida de lo posible unos flujos de población que son imparables.
Partiendo de esa base, las cosas se pueden hacer mejor o peor, mitigando los aspectos negativos y amplificando los elementos positivos del proceso o a la inversa. Con el objetivo de que el proceso sea lo más beneficioso posible, es fundamental regular adecuadamente los flujos, para que no resulten masivos y concentrados en el tiempo, como ocurrió en la última crisis de refugiados del 2015, protagonizada especialmente por los refugiados que huían de la guerra civil en Siria. Unos flujos desordenados y masivos pueden derivar en graves problemas sociales a corto y medio plazo. Puede parecer un acto de manifiesta insolidaridad, pero al contrario que los países vecinos de las zonas de conflicto (el caso de Líbano, Turquía y Jordania respecto a la guerra en Siria), los refugiados en Europa son mantenidos por los propios países de acogida, lo que implica enormes gastos nada fáciles de sostener de forma prolongada en el tiempo. Por otra parte, la cercanía del refugiado a su país de origen es fundamental, pues se supone que, al contrario que el inmigrante económico, él se va por la fuerza y quiere volver cuando las condiciones políticas y económicas mejoren.
En este sentido, resulta fundamental actuar sobre los países de partida y los focos de conflicto. La ayuda al desarrollo de los países emisores de emigrantes reduce la emigración de esos países. No hay duda de que la mejora de las condiciones de vida, el nivel de empleo y el crecimiento económico de los países más pobres influye decisivamente en la reducción de los flujos migratorios. Sin invertir en desarrollo resulta absurdo desafiar el comercio humano desarrollado por las mafias de traficantes de personas. En el caso concreto de los refugiados hay que actuar sobre los focos de conflictos con inteligencia y prudencia. La política de Occidente en el Magreb, el África subsahariana y el Oriente Medio ha estado siempre subordinada a sus intereses inmediatos y nunca ha buscado el bienestar y la justicia de los pueblos que en esas zonas vivían. A la larga eso ha resultado contraproducente. Durante décadas, tras la independencia apoyó a regímenes corruptos y autoritarios que servían adecuadamente a sus intereses, respaldando después transiciones democráticas, pero solo cuando el descrédito de los tiranos los convertía en inservibles y sus gobiernos se volvían insostenibles. Así ha ocurrido con las llamadas primaveras árabes, surgidas en el Oriente Medio y el Norte de África, marcadas por la revolución de los pueblos contra el autoritarismo de las oligarquías que los gobernaban: cuando las dictaduras cayeron, la Europa que las había sostenido, encabezó el apoyo a las revueltas, sin entender que el vacío de poder surgido, al no existir una sociedad vertebrada políticamente, lo iba a rellenar el Islam político, y el caos y la guerra civil se apoderarían de la zona. Eso es lo que ha ocurrido en Libia, Yemen o Siria, cuya realidad está marcada por la guerra, las luchas sectarias y la inestabilidad política, de las que se alimenta el islamismo radical. Por otra parte, Occidente debe mostrar coherencia en su política exterior en la zona, no se puede apoyar a los kurdos a la vez que a los turcos; no se puede lanzar una cruzada contra el DAESH y a la vez apoyar a otros grupos yihadistas, solo porque están contra del régimen sirio; no se puede ser aliado de Arabia Saudí y no percibir que su dinero mantiene la extensión del salafismo y el yihadismo en todo el mundo; no se puede demandar una paz justa en Palestina, mientras se consienten todas las brutalidades del "estado gamberro" de Israel, que se encuentra por encima de la legalidad internacional en virtud del amparo europeo y sobre todo estadounidense; al contrario de lo hecho hasta ahora, hay que tratar de reducir las tensiones sectarias entre chiíes y sunníes. En otras palabras, Europa debe buscar rellenar los vacíos de poder, buscando un equilibrio entre chiíes y suníes, buscando la justicia social y el equilibrio de la riqueza en la zona, apostando por la modernización y la democratización, a la vez que debe de tratar de integrar las tendencias islamistas más moderadas en el sistema político. Eso es algo difícil, pero alguna vez hay que empezar, porque hasta ahora lo que ha hecho es ir en la dirección contraria. 
Igualmente se deben inyectar grandes cantidades de dinero (en parte lo ha hecho con los acuerdos con Turquía que pusieron fin al flujo masivo de refugiados por el Egeo) para que los refugiados se queden en los países cercanos (en el caso de Siria, en Líbano, Jordania y Turquía). De esa manera, podrían volver fácilmente a su país con el final de la guerra.
Respecto a los refugiados asentados ya en Europa, algo aplicable también al conjunto de los inmigrantes, es muy importante apostar por la integración, evitando a toda costa la creación de guettos y apostando por políticas sociales que permitan el mayor grado de integración en el menor tiempo posible. El extranjero debe ante todo y primero, integrarse económicamente, crear riqueza y pagar impuestos, teniendo un trabajo que le permita no ser una carga para la sociedad. Solo después, se puede producir la integración social y cultural. Lo contrario implica altos niveles de frustración, recelo y desconfianza, que conducen a la violencia política y social. En este sentido, resulta clave la importancia de la educación, resultando esencial la integración de los niños en el sistema educativo y la adaptación de éste a la nueva realidad multicultural, haciéndose hincapié en la enseñanza de los valores de la tolerancia y la solidaridad. A corto plazo puede parecer irrelevante, pero a largo plazo es uno de los ingredientes determinantes.


Alumnos de infantil en un aula del colegio Tenerías (Madrid). Fuente: www.correomadrid.com

Sin embargo, todos estos factores requieren de una enorme cantidad de recursos y un Estado de bienestar fuerte y activo, que es lo que precisamente ha estado en cuestión en la última década de la historia de Europa, sometida a una profunda crisis, con fuertes recortes presupuestarios y un cuestionamiento recurrente de la viabilidad del llamado Estado Social. Este Estado de bienestar es hoy, sin embargo y más que nunca, la clave del presente y futuro de Europa, al permitir la cohesión y el equilibrio social de una sociedad cada vez más desequilibrada y diversa, que necesita de los poderes públicos y sus servicios (educación, sanidad, pensiones, servicios sociales) para regular de forma inteligente los posibles conflictos. Una sociedad injusta es siempre muy conflictiva, pero si esa sociedad es además muy diversa, el cóctel puede ser mucho más explosivo. Solo en la búsqueda de la justicia social y la reducción de los contrastes sociales podemos hacer viables la integración y la multiculturalidad.

sábado, 3 de febrero de 2018

Cinco historias sobre la guerra civil en Siria

La guerra ha dejado una intensa huella de destrucción en ciudades como Homs. Fuente: www.dnaindia.com














La guerra civil en Siria dura ya 6 años y aún no se entreve el final. En estos años el país ha sufrido un grado de destrucción insoportable que ha afectado duramente al ámbito material (viviendas, infraestructuras, etc.), pero en el que hay que valorar sobre todo la pérdida de vidas, más de 300.000 hasta el día de hoy, la destrucción de parte del riquísimo patrimonio histórico y artístico, y sobre todo la ruptura de la frágil convivencia entre las religiones, etnias y culturas que componen el mosaico humano de Siria, rico y diverso como pocos. En esta entrada queremos realizar un acercamiento a la guerra en Siria a través de cinco historias, que nos remiten a situaciones y personajes concretos. Serviría como complemento a la entrada publicada en este blog con anterioridad y en la que analizábamos las variables fundamentales del conflicto: "La guerra en Siria y las primaveras árabes"

La batalla de Alepo y la tragedia de Omran Daqnessh

Alepo es la mayor ciudad de Siria y se ha convertido durante la guerra civil en el "Stalingrado sirio". Alepo ha sido durante años uno de los grandes escenarios de la guerra civil siria, y en el combate por el control de la ciudad estuvieron presentes todos los contendientes del conflicto: por un lado, desde la zona gubernamental occidental actuaban los rusos, los chiíes libaneses de Hezbollah y las fuerzas del ejército sirio; por el otro lado, en la zona rebelde resistían las fuerzas yihadistas y salafistas, como las que se engloban en el llamado Frente islámico o las del antiguo Frente al-Nushra; al norte de la ciudad, algunas áreas están todavía hoy bajo control de los milicianos kurdos. La lucha por el dominio de la ciudad entre los rebeldes y el gobierno comenzó con el inicio de la guerra, en 2012, pero a partir de julio de 2016, la batalla de Alepo cobró una dimensión terrible: los rebeldes fueron cercados en la zona oriental, siendo rotas sus líneas de suministro, y con ellos quedaron más de 300.000 civiles aislados, en medio de feroces combates casa a casa y durísimos bombardeos, que terminaron en diciembre de 2016 con la caída de los últimos reductos de resistencia.

El este de Alepo ha sufrido intensos bombardeos que han generalizado la destrucción. Fuente: www.infobae.com


En esta animación podemos ver la ofensiva y cerco de Alepo en 2016, que terminó definitivamente en diciembre con la conquista por las fuerzas gubernamentales de los últimos focos de resistencia en la ciudad. Fuente: www.europapress.es






En agosto de 2016, la aviación siria y rusa castigó con extrema dureza los barrios controlados por los rebeldes, entre ellos el distrito de Qaterji, con el objetivo de doblegar su resistencia. Allí vivía Omran Daqnessh, un niño de 5 años, junto con sus padres y sus tres hermanos, de 1, 6 y 11 años de edad. Al atardecer, las bombas cayeron sobre el edificio donde residían, los niños más pequeños fueron evacuados y enviados a la ambulancia, mientras se rescataba a los padres de entre los escombros. Las sobrecogedoras imágenes que nos llegaron a Europa nos mostraban a Omran sentado en la ambulancia, cubierto de polvo y sangre, despeinado y desorientado. No lloraba, no se quejaba, mostraba una resignación impactante y tan solo intentaba limpiar su mano sucia y manchada de sangre en el asiento de la ambulancia. La imagen llegaba a la opinión pública europea a través de Raf Sánchez, corresponsal en Oriente Medio del diario británico The Telegraph. A él se la había enviado un médico que participó en el rescate. La fotografía había sido extraída de un vídeo conmovedor que había sido filmado por el personal sanitario en la ambulancia donde se encontraba Omran y su hermana, el cuál había sido posteriormente publicado en Youtube por un grupo de activistas opuestos al régimen de Damasco, Aleppo Medio Centre. El niño terminó en uno de los escasos hospitales de la zona rebelde de Alepo, el denominado M10, que tiempo después también sufriría fuertes destrozos provocados por las bombas. Allí se le curó la herida en la cabeza y se informó de 8 muertos, 5 de ellos niños. Entre ellos estaba uno de los hermanos de Omran, que moriría en el hospital debido a las heridas recibidas. Sin embargo, fue Omran y su comportamiento en la ambulancia el que conmovió a la opinión pública internacional. Consciente de ello, y tras la caída de Alepo bajo el control del ejército sirio, los medios de comunicación fieles al régimen hicieron lo posible por mostrar la otra cara del niño, sano y con su familia, lejos de la violencia del frente de combate. Su padre se ostinaba entonces en desmarcarse de cualquier crítica al ejército sirio y negaba su vinculación a las fuerzas rebeldes, denunciando la manipulación que la oposición había realizado de la tragedia vivida por su familia. Si lo hacía por las presiones recibidas o por convicción propia, es algo hoy difícil de saber. De lo que no hay duda, es de que el caso de Omran ya se había convertido para entonces en un símbolo de la guerra en Siria y de los efectos que sobre la población civil tenían los intensos bombardeos realizados por el ejército sirio y ruso.

Omran Daqnessh sentado en la ambulancia tras su evacuación. Su imagen conmovió al mundo. Fuente: www.tn8.tv



Omran Daqnessh y su padre en una entrevista posterior, realizada tras la ocupación definitiva de Alepo por las fuerzas del gobierno sirio. Fuente: www.mintpressnews














       
Malula y la supervivencia de los cristianos sirios

Siria es una sociedad más diversa de lo que la mayoría de los europeos creemos. Hay turcos y kurdos y entre la mayoría árabe hay sunníes y chiíes, pero también cristianos. Un 10% de la población del país es cristiana, y en dicha comunidad se incluyen ortodoxos de varias ramas, armenios, católicos, maronitas, caldeos y asirios. Todos ellos han sufrido duramente la guerra, porque los grupos islamistas insurrectos se han cebado sobre el patrimonio y la vida de los cristianos de Siria, en un claro intento de uniformizar e islamizar el país.

La  catedral cristiano-maronita de San Elías sufrió serios daños durante la batalla de Alepo. Fuente: www.lavie.fr


Para la cristiandad siria existe un pueblo muy especial, Malula. Situado en las montañas que separan Líbano de Siria, a 60 km de la ciudad de Damasco, tenía antes de la guerra más de tres mil habitantes. Malula es un pueblo de mayoría cristiana en un país de mayoría musulmana, en el que además muchos de sus habitantes hablan todavía el arameo (el único lugar en siria junto a Jabadin y Bakah), el idioma que se cree hablaba Cristo y que hoy está casi extinguido. La belleza del lugar es sobrecogedora, un pueblo de montaña con una ubicación impresionante, entre paredes rocosas, donde proliferan antiguos edificios cristianos como las iglesias de San Elías o la de San Jorge, el monasterio de San Sergio y San Baco, o el convento de Santa Tecla. Un pueblo que rezuma historia por los cuatro costados. La localidad tenía un instituto del Arameo y atesoraba numerosos manuscritos que hoy se han perdido. Antes de la guerra muchos turistas llegaban allí de todo el mundo procedentes de la cercana Damasco. Hoy ya no viene nadie y la mayoría de sus habitantes han abandonado sus casas.
En septiembre de 2013 las tropas del ejército sirio perdían el control de la población ante el avance de los milicianos islamistas de al-Nusra. La mayoría de la población cristiana huyó entonces en masa, aterrada. Se combatió con dureza hasta abril de 2014, en que el gobierno sirio recuperó de nuevo y definitivamente el control de la zona, en parte gracias a la intervención desde el Líbano de las fuerzas de los chiíes libaneses de Hezbollah. Bashar al-Assad viajó entonces a Malula para celebrar la Pascua, en un gesto hacia la minoría cristiana, que en su mayoría ha apoyado al régimen sirio frente a los rebeldes islamistas. Para entonces la destrucción había hecho mella en la bucólica imagen de la población y en su riquísimo patrimonio histórico y cultural: muchas casas habían sido destruidas o saqueadas, los signos cristianos habían desaparecido (cruces, iconos, campanas), los edificios religiosos y los templos habían sido profanados y algunos seriamente dañados, el hotel Safir, que los rebeldes habían convertido en su cuartel general, fue destruido casi en su totalidad. Las trece monjas del convento de Santa Tecla fueron secuestradas durante meses, aunque poco antes de retomar el control de la localidad, en marzo de 2014, el régimen sirio conseguía su liberación gracias a su intercambio por 150 presas islamistas.
Han pasado más de tres años. La reconstrucción está en marcha lentamente gracias al apoyo del estado sirio y sus ministerios de cultura y educación y las organizaciones cristianas de solidaridad como SOS Cristianos de Oriente. Pero las huellas de la guerra siguen marcando la vida de la ciudad, todavía hoy muchos edificios muestran los desastres de la guerra y solo 600 habitantes han vuelto. La mayoría de los cristianos de Malula viven hoy en día en Damasco o en el extranjero, en Europa, Estados Unidos y Canadá.

Malula se encuentra situada en un enclave montañoso de indudable belleza paisajística. Fuente:

El convento de Santa Tecla es el edificio cristiano más importante de Malula. Fuente: hiveminer.com 

Interior del convento de Santa Tecla en Malula. Fuente: elsacodelogro.blogspot.com.es

Soldado del ejército sirio durante los combates contra las facciones islamistas que habían ocupado la ciudad. Fuente: www.dailytexanonline

Muchos hogares fueron destruidos durante la ocupación de Malula por los yihadistas de antiguo Frente al-Nushra y los posteriores combates con el ejército sirio. Así ocurrió con la vivienda de Bachar Halale. Fuente: www.elpaís.com

Desde un principio el gobierno sirio trató de explotar propagandísticamente la recuperación de Malula. Cristianos de la población volvieron a colocar la figura de la Virgen en lo alto del acantilado en mayo de 2015. Junto a ellos fotógrafos y soldados del ejército sirio. Fuente: www.theblaze

El drama de las ciudades sitiadas y la matanza de al-Rashidin

Los frentes de combate de la guerra en Siria no son fáciles de reconocer, tanto en la zona rebelde como en la gubernamental existen áreas bajo control enemigo que se niegan a rendirse. Así, en las zonas gubernamentales resisten poblaciones de mayoría sunní que siguen bajo control rebelde a pesar de los duros años de cerco. Este fue el caso del este de Alepo, asediado durante el año 2016, y de algunas ciudades de la periferia de Damasco, como la ciudad de Daraya, en el sur metropolitano de la capital siria, que vivió un duro sitio durante cuatro largos años, hasta su rendición en agosto de 2016. También en el entorno de Damasco se haya el área de Guta oriental, donde se incluyen ciudades como Duma, que aún resiste el cerco del ejército sirio y donde malviven cientos de miles de personas atrapadas en medio de los combates. Este fue el caso también de localidades como Madaya o Zabadani, en las montañas cercanas al Líbano, sitiadas por el ejército sirio y los chiíes libaneses de Hezbollah. En estos sitios, las condiciones de vida se hacen insufribles, por la falta de agua potable, de alimentos y medicinas, la ayuda internacional entra a cuenta gotas y los precios de los productos de primera necesidad se disparan ante la escasez. Los milicianos recaban para sí los escasos recursos y con frecuencia la población civil es utilizada como escudos humanos frente a la aviación y la artillería enemiga. La hambruna hace estragos especialmente entre los más débiles, niños y ancianos, cuya mortalidad se dispara.

La rendición de los rebeldes del este de Alepo terminó con un pacto de evacuación de los milicianos opositores y sus familias hacia las zonas controladas por los grupos insurrectos Fuente: www.rtve.es

Pero también, aunque no suelen aparecer en los medios de comunicación occidentales, existen poblaciones donde la mayoría de la población es chií o cristiana y se hayan ubicadas en zonas bajo control rebelde. Estas localidades, bajo dominio de fuerzas afines al régimen sirio, han sido sitiadas por las fuerzas de la oposición siria. Este es el caso de las poblaciones de al-Fua y Kefraya, en la provincia norteña de Ibdil, que sufrieron un duro bloqueo durante más de cuatro años. 
En marzo de 2017, el gobierno sirio y los rebeldes, gracias a la intermediación de Qatar e Irán, llegaron a un acuerdo para evacuar algunas poblaciones cercadas a un lado y otro del frente, lo que afectaba a cerca de 30.000 personas residentes en Madaya y Zabadani (bajo control rebelde) y al-Fua y Kefraya (bajo control del gobierno). El proyecto de evacuación, que se puso en marcha en abril de 2017, se desarrolló a través de convoyes de autobuses con miles de habitantes de las poblaciones cercadas, que partieron al unísono desde las zonas sitiadas hasta aquellas bajo control seguro de uno y otro bando.

Una caravana de autobuses esperando en la localidad chií de Kefraya para iniciar el traslado de la población civil hacia zonas seguras lejanas del frente. Fuente: mundo.sputniknews


Pero todo no transcurrió con la normalidad que debía. Cuando los habitantes chiíes de al-Fua y Kefraya estaban siendo evacuados, la enorme caravana de autobuses hizo un alto en al-Rashidin, allí un kamikaze hizo estallar una camioneta que transportaba ayuda alimentaria y que estaba también cargada de explosivos, junto a los autobuses atestados de civiles, mujeres y niños sobre todo. Se producía así una de las mayores matanzas de civiles acontecidas en la guerra civil siria: más de 125 muertos, 68 de los cuales eran niños, y cientos de heridos. Todos los testigos hablaban de imágenes dantescas: muchos cadáveres carbonizados y miembros amputados desperdigados por los alrededores. En medio del caos, algunas personas se lanzaron al rescate de los heridos y supervivientes. Entre ellos estaba el fotógrafo sirio Abd Alkader Habak, que dejó de realizar fotos con su cámara e intentó salvar a algunos niños. Sus compañeros tomaron imágenes de su reacción, incluida la que lo muestra postrado de rodillas en el suelo junto al cadáver de un niño al que no pudo salvar vivo. Se había derrumbado y lloraba desconsolado. Se reabría así el eterno debate sobre la intervención o no del periodista en el acontecimiento que registra.
Poco tiempo después del brutal atentado, el intercambio y las caravanas prosiguieron su trayecto, sin mirar atrás, pero muchos se habían quedado en el camino, familias enteras no pudieron, después de años de sufrimiento y asedio, encontrar al fin la tranquilidad y el bienestar que ansiaban. Nadie reconoció la autoría del hecho, aunque parece obvio que detrás estuvieron los grupos rebeldes islamistas más radicalizados, para los que los chiíes no son solo enemigos, sino también herejes.

Momentos después de estallar la carga explosiva, el convoy de autobuses se convierte en un amasijo de hierro y decenas de cadáveres quedan esparcidos por el suelo. Fuente: sn4hr.org

Estos autobuses, ahora carbonizados, estaban poco antes repletos de evacuados chiíes de las ciudades sitiadas de al-Fua y Kefraya. Fuente: www.publico.es

Abd Alkader Habak (en primer término con camiseta negra) corre para ayudar a los heridos en el atentado de al-Rashidin. En ese momento, como se puede ver, ya había otros fotógrafos ayudando. Fuernte:www.diarioregistrado.com 

Abd Alkader Habak, aún con la cámara en la mano, rescata a un niño de la zona del atentado. Fuente:www.elmundo.es

El fotógrafo corre para sacar al niño de la zona de peligro. Fuente: www.ecuavisa.com

Otra perspectiva de Abd Alkader Habak llevando al niño en brazos entre varios cadáveres. Fuente:www.aldia.co

El fotógrafo sirio con otro niño en brazos, su rostro descompuesto muestra la tensión acumulada.
Fuente: lamonomagazine.com
Abd Alkader Habak llora desconsolado tras haber intentado salvar a varios niños. Aunque en la imagen no aparece, muy cerca está el cadáver de un niño que había sacado de las llamas pero no había sobrevivido. Fuente: www.lavozdegalicia.es


La batalla de Kobane y la muerte de Aylan Kurdi

El Estado islámico o DAESH aprovechó el vacío de poder en Siria durante la guerra civil para conquistar inmensos territorios en el centro y este del país. Al norte solo fue frenado gracias al sacrificio inmenso de los kurdos sirios. Un símbolo de esa resistencia fue la ciudad kurda de kobane, en la frontera con Turquía, que se convirtió en el "Stalingrado kurdo". En octubre de 2014 el DAESH estaba en su cénit, había capturado unas 350 localidades de la zona, desplazando a 300.000 kurdos que cruzaron la frontera turca huyendo del exterminio. Solo resistía la ciudad de Kobane, en cuyas calles se libró una terrible batalla casa por casa. Casi toda la localidad cayó en manos de los yihadistas, pero los kurdos demostraron una enorme capacidad de lucha y de supervivencia. Los guerrilleros de las Unidades de Protección Popular kurda (YPG) frenaron el avance imparable de DAESH. Ante la indiferencia turca, pero con el apoyo final de la aviación norteamericana y los pesmergas irakíes (guerrilleros kurdos de Irak), los kurdos sirios resistieron y se negaron a dar por perdida la ciudad, jamás se rindieron. El DAESH desplegó su mayor brutalidad, multiplicó las ejecuciones y torturas, tanto a milicianos como a civiles, mostró en toda su dimensión su profundo desprecio por el pueblo kurdo, por sus tradiciones, por su cultura y sus formas de vida, por la ideología progresistas y laica que impregna la vida de la mayoría de los kurdos y que se haya reflejada en la nueva entidad política que éstos han creado al norte de Siria: ROJAVA. En medio de la barbarie, adquirieron un enorme protagonismo de las milicianas kurdas, que se exponían a las torturas más bestiales, pues los soldados del Estado Islámico se ensañaban con ellas, a la vez que las temían, porque en su enfermiza mentalidad, si morían a manos de una mujer se les negaba la entrada en el paraíso. A principios de febrero de 2015, los kurdos habían expulsado a los islamistas de la ciudad y en abril habían recuperado toda su área de influencia. Era la primera gran derrota del DAESH y marcó un punto de inflexión en la guerra. Sin embargo, todavía quedaba un episodio sangriento, en junio se produjo la llamada masacre de Kobane, cuando un asalto por sorpresa de los milicianos del DAESH provocó una matanza de más de 200 civiles, en lo que era una ciudad en ruinas.

En la imagen satélite se muestra Kobane, junto a la frontera de Turquía. Las fuerzas kurdas llegaron a perder buena parte del control de la ciudad frente al DAESH, pero nunca claudicaron. Fuente: www.infobae.com


La ciudad de Kobane recibió un duro castigo durante los meses que duró la batalla, quedando prácticamente destruida. Fuente: newrozeuskalkurduelkartea.wordpress.com

En medio de la destrrucción de Kobane una anciana kurda muestra su amargura. Fuente: awww.leonoticias.com

Un pueblo en lucha por la supervivencia, en el que la mujer ha cobrado un especial protagonismo. El signo de la victoria en las manos, los colores nacionales kurdos en la bandera que recubre el ataúd. Fuente: www.leonoticias.com

Colinas cercanas a Kobane. Donde antes hondeaba la bandera del Estado Islámico, se alzan ahora las banderas kurdas. Fuente: www.batallasdeguerra

Milicianas kurdas montando una ametralladora. Uno de los hechos más llamativos de la resistencia kurda en el norte de Siria es el marcado papel alcanzado por la mujer. Fuente: litci.org
Precisamente en Kobane, en aquella ciudad marcada por la tragedia, pero convertida en símbolo, había nacido años atrás un niño cuya vida estaría también deteminada por la tragedia y que sin quererlo se convertiría también en un icono: Aylan kurdi. Al iniciarse la guerra huyó con su familia a la vecina Turquía, allí vivieron como refugiados durante algunos años. Tras la batalla de kobane la familia regresó a principios de 2015, pero volvió a Turquía en junio, tras la masacre de kobane.  El padre de Aylan, Abdulá Kurdi anhelaba ir a Canadá, donde vivía una de sus hermanas, Teema Kurdi, pero la solicitud de asilo ante las autoridades canadienses fue rechazada. La situación de los refugiados sirios en los campos de Turquía era terrible, pero quedaba una posibilidad: pagar a las mafias y cruzar por la ruta abierta en el mar Egeo, de manera ilegal. En algún lugar de la costa, junto a la ciudad turca de Bodrum, la familia entera se dispuso a subir a un bote inflable camino de la cercana isla griega de Kos: allí estaba Aylan, que tenía tres años, su hermano Galip, de cinco años, su madre Rehan y su padre Abdullah. Ninguno tenía chaleco salvavidas. Cuando en el bote empezó a entrar agua, sus tripulantes perdieron la calma y la embarcación volcó. Abdullah no pudo salvar a su familia. Aylan Kurdi vestía pantalones cortos azules y una camiseta roja, yacía solo en la playa cuando los policías turcos recogieron su cadáver mecido por las olas en la arena de la playa. Una imagen desoladora que conmovió el mundo y se convirtió en un símbolo del drama de los refugiados.
Poco después de la muerte de Aylan, un acuerdo de la Unión Europea y Turquía puso fin al flujo masivo de refugiados a través del Mar Egeo y los Balcanes. Sin embargo, y paradójicamente, tras la muerte de su hijo, Abdullah Kurdi consiguió asilo en Canadá junto a otros familiares cercanos. Consciente del símbolo en que se había convertido su hijo, volvió posteriormente al kurdistán en repetidas ocasiones para ayudar a niños como sus hijos.

La guardia costera de Turquía toma fotografías del cadáver de Aylan Kurdi. Foto de Nilufer Demir. Reuters.

Las olas del Mar Egeo mecen el cadáver desangelado del niño sirio Aylan Kurdi. Foto de Nilufer Demir. Reuters.

El niño sirio Aylan Kurdi yace ahogado en la arena de una playa de la costa turca de Bodrum. Foto de N. Demir. Reuters.

Un guardia costero turco recoge el cadáver del niño sirio Aylan Kurdi. Foto de Nilufer Demir. Reuters.



Abdullah Kurdi, padre de Aylan, llora desconsolado en la morgue de la ciudad turca de Mugla, donde estaban depositados los cadáveres de su familia. Fuente: Reuters. www.elconfidencial.com

El padre de Aylan con su hijo en brazos durante su entierro en Kobane. Fuente: Reuters. www.elconfidencial.com


 

El asesinato de Jaled al-Asaad y la destrucción de Palmira

En el corazón de Siria, a 3 kilómetros de la actual ciudad de Tudmur y en pleno desierto, se haya una de las joyas de la antigüedad, la antigua ciudad de Palmira. Fue una de las grandes ciudades de la zona oriental del Imperio romano y llegó a formar su propio imperio independiente, segregado de Roma y bajo el gobierno de la reina Zenobia (268-272), que extendió su autoridad desde Egipto hasta Asia Menor. Los restos de Palmira fueron incluidos en el Patrimonio de la Humanidad en 1980 y, antes de la guerra, recibían cientos de miles de turistas anuales. Junto a la ciudad vieja de Alepo (hoy también semidestruida) y la Gran Mezquita de Damasco, Palmira era una de las grandes referencias turísticas de la antaño atrayente Siria, los turistas occidentales se quedaban boquiabiertos ante la joya del desierto, ante sus templos, su magnífico arco del triunfo y su impresionante teatro.

Arco del triunfo de Palmira. Fuente: www.telemundo.com

Si Palmira debía algo a alguien era a Jaled al-Assad, un antropólogo y arqueólogo sirio que había nacido en la nueva Palmira, Tudmur, en 1933 y que desde 1963 hasta 2003 dirigió el sitio arqueológico y el Museo de Palmira. Conocedor de lenguas, incluida el arameo, trabajó incansablemente por sacar a la luz el patrimonio arqueológico de la ciudad y hacerlo llegar al resto del mundo.

Jaled al-Asaad ante algunos relieves de la ciudad de Palmira. Fuente: www.infobae.com


La guerra apenas había afectado al sitio arqueológico hasta 2015. Sus restos se estaban salvando de la destrucción hasta entonces, como si una cúpula imaginaria los protegiera desde hacia miles de años, como si el estar en el último confín del desierto hubiera amparado a la ciudad y la hubiera mantenido alejada de los miles de guerras y ejércitos que han pisado Siria desde la época clásica. Pero la suerte duró poco, el autodenominado Estado Islámico o DAESH, que estaba en plena expansión y desde Irak había penetrado en Siria, convirtió pronto Palmira en un objetivo destacado: sabía de la trascendencia que en Occidente tendría la toma de las ruinas, conocía el carácter simbólico de la ciudad y despreciaba todo el legado cultural preislámico, con el que quería ajustar cuentas. En mayo de 2015 el DAESH tomaba la ciudad de Tudmur y las ruinas de la antigua Palmira, convirtiendo su magnífico teatro en un terrible escenario para sus ejecuciones filmadas, que después eran colgadas en internet. En aquellos aciagos días, cientos de personas fueron ejecutadas, entre ellas Jaled al-Asaad, decapitado el 18 de agosto de 2015, cuando tenía 82 años. Se había negado ha abandonar a su suerte la ciudad a la que había dedicado toda su vida de trabajo y su valerosa decisión le costó muy caro. Detenido un mes antes, sufrió desde entonces terribles torturas: los yihadistas estaban obsesionados con la posible existencia de un tesoro enterrado entre las ruinas y querían obtener información al respecto. Tras la ejecución, su cuerpo fue expuesto en público atado a una farola y con la cabeza en el suelo, entre las piernas que colgaban. Los asesinos no olvidaron sus inseparables gafas, y la cabeza las llevaba puestas, mientras, un cartel colgaba de su malogrado cuerpo:  "Ejecutado por apoyar al régimen y representar a Siria en las conferencias de los infieles; dirigir el sitio de los ídolos de Tadmur; visitar Irán y celebrar el triunfo de la revolución de Jomeini..." (un vecino hizo una foto de tal aberración y la imagen se ha convertido hoy en un fiel testimonio de la locura de los yihadistas, pero por su extrema dureza, hemos preferido no mostrarla en este blog). El arqueólogo no pudo salvar su vida ni la de su ciudad, aunque sus colaboradores, entre los que se encontraban algunos de sus hijos, pudieron sacar de Palmira más de 900 piezas arqueológicas antes de la llegada del DAESH, evitando así que fueran destruidas por el fanatismo.
Pocos días después de la muerte de Jaled al-Asaad, y ante el asombro del mundo entero, el DAESH hizo volar con explosivos los templos de Bel y Baalshamin, más tarde fueron destruidas tumbas-torre de gran valor histórico, y en octubre de 2015, se dinamitó el célebre Arco del Triunfo de Palmira, momento en el que el autor de estas palabras sintió una especial y profunda amargura.
En marzo de 2016 las tropas leales a Bashar al-Asad recuperaban la ciudad, mientras los soldados rusos desactivaban las miles de minas antipersonas con las que los yihadistas habían sembrado la zona. Se encontraron entonces varias fosas comunes llenas de cadáveres.
Sin embargo, en diciembre de 2016, cuando Palmira se relamía sus heridas y los técnicos del gobierno ruso y sirio evaluaban el desastre cultural, el DAESH reconquistaba la ciudad en un ataque relámpago. El ejército sirio había dejado desguarnecida la urbe, ocupado como estaba en la batalla por la conquista de Alepo. Hasta 3 meses después, el ejército sirio no podría reconquistarla. Antes de retirarse, el autodenominado Estado Islámico provocó importantes destrozos en el teatro romano, verdadero emblema de la ciudad.
La barbarie había arrasado la ciudad milenaria de Palmira, aunque desde entonces algunos soñamos con que, cuando todo acabe, pueda ser reconstruida.

Soldados del Estado Islámico ante las ruinas de Palmira (parte de un vídeo propagandístico). Fuente: es.blastingnews
El teatro romano de Palmira fue utilizado por el DAESH para realizar ejecuciones propagandísticas. F.: news-old-origin.vice

Ejecución de soldados sirios por el DAESH en el teatro de Palmira. Fuente: www.larepublica.ec
Destrucción por el DAESH del templo de Baal Shamin en Palmira. Fuente: templowww.hispantv.com

Tanque del ejército sirio entre las ruinas de Palmira, tras su liberación. Fuente: AFP photos. www.ultimasnoticias.com.ve

Soldados rusos en el área arqueológica de Palmira, tras la expulsión del DAESH de la zona. Fuente: www.abc.es

Zapadores rusos proceden a eliminar las minas antipersonas dejadas en Palmira por el DAESH. Fuente: www.almasdarnews

Soldados del ejército sirio ante el teatro de Palmira tras la liberación de la ciudad. Son perceptibles los importantes destrozos ocasionados por los yihadistas en la zona central de la escena. Fuente: www.ultimasnoticias.com.ve

El antes y después en el teatro de Palmira. Fuente: www.ultimasnoticias.com.ve